Como movimiento social y político, CONSTRUIMOS NICARAGUA expresa su rotundo rechazo a la Agenda de negociación presentada conjuntamente por el gobierno Ortega-Murillo y la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia (ACJD), cuyo contenido reafirma que no existe interés en resolver los problemas reales de Nicaragua.

La inestabilidad política, la grave crisis económica y el gigantesco descontento social, ha forzado al gobierno, así como los grupos económicos, a iniciar un proceso de negociación política contra el reloj, ya que a finales de marzo vence el plazo que la MAGNITSKY/NICA Act establece para que el Departamento de Estado presente un informe sobre la situación en Nicaragua. El gobierno Ortega-Murillo, así como los grandes empresarios, temen profundamente a las sanciones económicas que el gobierno de Estados Unidos puede tomar en contra de los funcionarios acusados de violaciones de los derechos humanos.

Ante la presión de los gobiernos de los Estados Unidos y de la Unión Europea (UE), que también demandan la liberación inmediata de todos los presos políticos, el gobierno Ortega-Murillo trata de ganar tiempo prometiendo una liberación en un lapso de 90 días. La ACJD ha aceptado ese plazo de 90 días, algo que es rechazado por la mayoría del pueblo de Nicaragua, que exige la liberación inmediata de todos los prisioneros políticos, victimas de la venganza de la dictadura.

CONSTRUIMOS NICARAGUA apoya plenamente la postura del Comité Pro Liberación de Presas y Presos Políticos (CPLPP) quienes demandan, con justa razón, que cualquier negociación debe iniciar hasta que se libere al último preso político, se anulen los procesos judiciales. El CPLPP exige que todos los prisioneros se liberen en un plazo no mayor de 15 días, lo cual es una exigencia razonable.

El contenido de la Agenda de Negociación, suscrita entre el Gobierno Ortega-Murillo y la ACJD, no contiene los puntos centrales a resolver para lograr la democratización verdadera de Nicaragua.

Los puntos centrales omitidos intencionalmente son los siguientes:

1) La liberación de todos y cada uno de los presos y presas políticas que están siendo procesados, o quienes ya fueron condenados, así como de quienes fueron excarcelados. Todos y todas deben obtener plena libertad bajo la anulación absoluta de los juicios.

2) ¡No puede haber negociación política sino se cumple primero el punto de la liberación inmediata de todos los presos políticos, ya!

3) Restablecimiento pleno de los derechos y garantías fundamentales consagrados en la Constitución, y que la dictadura ha conculcado por la vía de los hechos, prohibiendo las movilizaciones y las reuniones populares, el derecho a la libre información, entre otros aspectos.

4) Cese definitivo de la militarización existente en todo el país, ejecutada por la Policía Nacional y fuerzas parapoliciales.

5) Se debe cambiar radicalmente todo el sistema electoral, para devolver al pueblo de Nicaragua el derecho a decidir libre y democráticamente su destino, así como la composición de un nuevo gobierno. Pero no basta un simple cambio de gobierno, Nicaragua necesita urgentemente un cambio y rediseño de todas las instituciones del Estado, y esto solo se puede lograr a través de la convocatoria inmediata a una Asamblea Nacional Constituyente, libre y democrática

6) Necesitamos un nuevo sistema de justicia: nuevos tribunales de justicia, electos directamente por el pueblo, para investigar, procesar, juzgar y condenar a quienes han cometido crímenes de lesa humanidad contra el pueblo de Nicaragua

7) Necesitamos transparencia de parte de los negociadores, las negociaciones deben ser públicas para que el pueblo de Nicaragua conozca los asuntos que se negocian, los cuales nunca pueden ser impuestos por una minoría de negociadores.

Jueves, 21 de marzo del 2019

Comité Ejecutivo Nacional (CEN)

Construimos Nicaragua

Comentarios potenciados por CComment